❌ Desmontando Hagakure: por qué no siempre funciona
1295
post-template-default,single,single-post,postid-1295,single-format-standard,et_bloom,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
Desmontando-Hagakure

Desmontando Hagakure: por qué no siempre funciona

Llegados a este punto, he decidido sacar mi punto más hater: te voy a contar por qué Hagakure no siempre funciona.

 

Desde hace unos meses noto como mi entorno profesional no para de hablarme de Hagakure y de lo importante que es utilizarlo. Pues bien, lo cierto es que no siempre funciona. Y aunque suene muy guay esta palabra japonesa y parezcamos súper pros hablando de esta estructura, lo cierto es que no es la panacea. Así que, por favor, dejad de haceros los modernos.

 

¿Qué es Hagakure?

Hagakure no es más que una estrategia de estructuración en Google Ads basada en la automatización. Sin pretender menospreciarla, se basa en combinar DSA con grupos de anuncios de keywords en concordancia amplia, todo ello basado en la estructura que siga la web.

Y lo cierto es que este método funciona. Pero entonces ¿por qué me pongo tan hater cuando alguien me menciona Hagakure? Porque se está sobrevalorando.

Existen muchos compañeros del marketing que a día de hoy te preguntan o exigen utilizar Hagakure en las campañas.

Wait… mis campañas mis normas. 🙃

Y esto se debe principalmente al desconocimiento y el postureo. Desconocimiento por no saber que no es una metodología aplicable a todos los clientes. Postureo por el origen de la palabra.

Hagakure proviene de un término japonés que significa “oculto en las sombras” y como buena gente de occidente que somos, todo lo oriental nos llama mucho la atención. Tanto que os invito a ver en Google Trends cómo han evolucionado las búsquedas de este término en España:

Hagakure-Google-Trends

 

Curioso, ¿verdad? 🤔

Pero Hagakure no es la primera estrategia con nombre propio que encontramos en Google Ads. Previa a ella encontramos el método SKAG, dónde se estructuraban diferentes campañas con grupos de anuncios de una única keyword en todas sus concordancias. Pero ¿por qué este término no es tan popular y nadie hablaba de él? Porque no sonaba tan exótico como Hagakure… Lo que nos gusta el postureo. 🤦‍♀️

 

Ventajas de utilizar el método Hagakure

Cómo comentaba, la metodología Hagakure tiene muchas ventajas, pero eso no quiere decir que siempre vaya a funcionar.

Google Ads, como la vida, no es una ciencia exacta. Si así fuera, no habrían creado los experimentos… (Chiste de SEM Specilist).

Por lo que, si tu trabajo se basa en manejar esta herramienta, ya sabrás que lo que te funciona con un cliente, no te va a funcionar con otros. Porque no hay dos clientes iguales, tampoco hay dos estrategias iguales.

Veamos pues las ventajas de utilizar el método Hagakure cuando la estructura de la página web nos lo permite:

✔️ Ahorrar tiempo: gracias a que dejamos todo en manos del algoritmo, se puede dedicar el tiempo a otras optimizaciones o análisis.

✔️ Pujar de forma más eficiente: al automatizar la tarea de las pujas, dejamos que el sistema decida en cada subasta cuál es la mejor puja.

✔️ Optimización más efectiva: ya que la automatización nos brinda la oportunidad de un aprendizaje más rápido y la obtención de mejores resultados con el mismo presupuesto.

✔️ Longtail: no necesitamos realizar un keyword research basado en longtails, ya que gracias a los DSA y a la concordancia amplia, no dejamos nada fuera de nuestro alcance.

 

Cuando no utilizar Hagakure

Si vosotras y vosotros también habéis sentido la presión de utilizar el método Hagakure por imposición, o simplemente queréis hacer una prueba, ¡os voy a ahorrar tiempo de trabajo!

Por aquí os voy a contar cuando ❌ NO debéis utilizar Hagakure ❌ para optimizar vuestras campañas:

Poco volumen de búsquedas: aunque no hay una norma exacta que nos diga el número de impresiones mínimo necesario para utilizar este método, se dice que se sitúa entorno a las 3.000 impresiones semanales por grupo de anuncios.

Mala estructuración de la web: si la web de tu cliente no tiene una jerarquización optimizada, Hagakure no es tu método. Necesitamos trabajar con una estructura web bien organizada para que el machine learning pueda desarrollar su trabajo.

Cliente impaciente: si buscas resultados de forma rápida, no los vas a conseguir. Aunque no hay unos timings establecidos, mi experiencia me dice que en al menos cuatro semanas no verás resultados.

 

¿Qué sí hemos aprendido con este método?

Creo que cuando surgió esta técnica, aprendimos principalmente a perder el miedo al algoritmo. Se abrió un nuevo camino ante la automatización en el que, por fin, podíamos confiar en el buen hacer de la misma.

Aprendimos que lo simple, siempre facilita las cosas. Que mucho, no significa mejor. Que no era necesario listados y listados de grupos de anuncios hipersegmentados por grupos de keywords y concordancias.

Aunque principalmente, yo diría que lo que más hemos aprendido con Hagakure, es a detectar a los posturetas del sector.

 

Y tú, ¿también tienes tus momentos de hater? 🤬 Puedes desahogarte en comentarios, te leo. 🤓

Sin Comentarios

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad

 

Responsable: Lorena Sánchez Felipe. Finalidad: responder al mensaje enviado a través de este formulario. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: no se cederán datos a terceros salvo autorización expresa u obligación legal. Derechos: acceder, modificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. Para información adicional consulta la Política de Privacidad *